Consejos para mantenerse sano mientras se rabaja desde casa

Consejos para mantenerse sano mientras se trabaja desde casa

Los estudios demuestran que más de 30 millones de hombre y mujeres trabajan desde sus casas en los Estados Unidos y que esté número crece rápidamente. Los expertos creen que para el 2017 habrá más de 63 millones de personas que usan sus casas como oficinas, disminuyendo el porcentaje de americanos que trabajan desde la oficina a menos del 43% del total.

Si bien hay grandes ventajas al trabajar desde casa, tanto para empleadores como para empleados, existen algunas preocupaciones sobre el impacto que esto pueda tener sobre la salud de los trabajadores. Los trabajadores de oficina ya tienen de por si vidas sedentarias y el trabajo desde casa hace que hagan incluso menos ejercicio.

Si trabajas desde tu casa, seguir estos consejos te ayudará a mantenerte en buen estado de salud y reducir el riesgo de enfermarte:

1. Crea un sector exclusivo para trabajar

Los estudios indican que trabajar desde tu dormitorio es malo tanto para tu trabajo como para el buen sueño. Las personas que trabajan siempre en el mismo sitio específico suelen ser más productivas y estresarse menos que aquellos que trabajan en diferentes lugares dependiendo del día. Encuentra un sitio en tu casa o departamento que puedas usar sólo para trabajar. Lo ideal sería tener un cuarto completo pero si no es posible, tener un rincón con un escritorio es suficiente. Mantener la productividad cuando se trabaja desde casa también es fundamental. Puedes consultar nuestra guía sobre cómo ser más productivo trabajando desde casa.

2. Consigue una buena silla

Si bien no es necesario gastar una fortuna en muebles, deberías asegurarte de comprar una buena silla. Busca alguna con un diseño ergonómico para que tu espalda no sufra cuando trabajas. Si no lo haces, puedes terminar con dolores constantes y otros trastornos. Si de verdad quieres disminuir el riesgo de estos efectos no deseados y mejorar tu salud, puedes comprar un escritorio alto y trabajar parado. También puedes comprar un escritorio ajustable para trabajar parado y sentado dependiendo de las necesidades de tu espalda y cuello.

Puedes leer nuestra guía sobre cómo armar tu oficina hogareña sin gastar mucho dinero aquí.

3. Muévete, muévete y no dejes de moverte

Una vez por hora, levántate de tu silla y estira las piernas. Camina un poco por la casa y mueve los brazos, hombros, espalda y pecho. Al menos una vez por día sal a la calle. Si no tienes trámites o compras que hacer, camina un poco por tu vecindario.

4. Respeta los horarios

Trabajar hasta tarde y tener horarios irregulares de trabajo puede interferir con tu sueño y afectar tu salud. Establece horarios fijos de trabajo y respétalos a rajatabla. Si no los cumples, más vale que sea por una muy buena razón.

5. Haz que el ejercicio sea una prioridad

Los expertos recomiendan al menos 30 minutos diarios de ejercicio moderadamente vigoroso, cinco días a la semana. Hazte un tiempo para tus ejercicios dentro de tu rutina diaria de la misma forma que lo harías si tuvieses que ir al médico o encontrarte con un cliente. De esta forma, el ejercicio será prioritario y no lo dejarás de hacer si “estás demasiado ocupado”.

6. Organiza reuniones fuera de tu casa

Si tienes que organizar una reunión, hazla en el campo de golf, sugiere hacerla durante una caminata o mientras haces algún deporte. Se creativo y encuentra nuevas maneras de organizar reuniones mientras te ejercitas.

7. Crea el ambiente de trabajo adecuado

Consejos para mantenerse sano mientras se trabaja desde casa Trabajar desde casa hace posible que adaptes tu ambiente laboral a tus necesidades. Pon el termostato en la temperatura en la que te sientas cómodo, compra lámparas que no te estresen o abre las cortinas, etc. Si te estresas, pon algo de música o enciende una vela de incienzo. Haz lo que sea que te relaje y te ayude a trabajar mejor y sin estrés.

8. Se justo contigo mismo

Uno de los errores más comunes cometidos por aquellos que ganan dinero desde sus casas es creer que están siempre trabajando. Asegúrate de trabajar la cantidad de horas que hayas establecido y no más que eso. Si estás tentado de hacer horas extra o levantarte a la mitad de la noche a trabajar, pregúntate que pensarías si tu jefe te obligara a ir a la oficina en la mitad de la noche. Si la respuesta no te gusta, vuelve a la cama y trabaja al día siguiente.

9. Mantiene las apariencias

Los estudios indican que si las personas que trabajan desde sus casas mantienen una rutina de higiene y se visten adecuadamente antes de empezar a trabajar se sienten mejor consigo mismos, son más productivos y se estresan menos que aquellos que no lo hacen. Si bien no es necesario que te pasees por tu casa en traje y corbata, intenta no quedarte todo el día sentado frente al monitor en ropa interior.

Ir arriba